¿Qué hay de digno en ser Dan Bilzerian? El trabajo diario y la felicidad

ser-dan-bilzerian

Definiré sin adornos que es un trabajo.

Un trabajo es cualquier tarea que requiere esfuerzo físico y o intelectual.

El esfuerzo es sinónimo de dificultad. En los trabajos más mecánicos el esfuerzo es doble pues representa la continuidad del mismo en el tiempo. Es algo monótono y repetitivo y es por eso por lo que tiene valor y nos pagan.

Ser feliz haciendo siempre el mismo trabajo es imposible.

Pero ser feliz sin hacer nada también es imposible.

Propongo dos escenarios para determinar qué trabajo hacer:

Escenario realista

¿Qué opciones existen en nuestra sociedad para trabajar?

A. Dayjobs. Trabajo de lo que sea para subsistir

Este tipo de trabajo, considerado básico, tiene que cubrir unas necesidades esenciales:

  • Vivienda
  • Ropa
  • Comida
  • Ocio
  • Tiempo libre
  • Valores éticos no se vean dañados (idealmente contribuya a un mundo mejor o al menos no lo perjudique)

B. Trabajo soñado. Trabajo de lo que me gusta / apasiona

Aquí tenemos que derrumbar un mito.

¿Queremos que nuestro trabajo cambie y sea puro disfrute? Malas noticias, nunca será así.

Inevitablemente llegarán los días en que hagas el trabajo que hagas te aburrirás. Da igual que sea el mejor trabajo del mundo. O que sea lo que más te gusta, llegará el momento en que te detestarás o incluso lo aborrecerás. Desearás cambiar y hacer cualquier otra cosa.

Esta reacción es el fruto de la repetición de una tarea en el tiempo, es su consecuencia natural. Nuestra mente necesita estímulos diferentes, retos que afrontar, y la sucesión de la misma acción prolongada en el tiempo no nos la da. Está en nuestra genética, y por mucha actitud positiva, el aburrimiento llegará, es nuestro instinto y es más fuerte que cualquier frase MrWonderful.

Se trata de la lucha de nuestros instintos más primarios.

En nuestra sociedad, acatar este hecho supone ser responsable.

¿Por qué nos aburrimos?
La naturaleza de la mente del ser humano es así. Repetir lo mismo produce desasosiego mental, apatía y por último desánimo.

Descartamos pues la opción Trabajo soñado, pues a tenor de cómo opera nuestra mente, el trabajo es trabajo (hagamos lo que hagamos).

¿Qué soluciones hay para combatir este tedio?

Aceptarlo. Es nuestra naturaleza y debemos asumir que es así y reprimirnos, igual que reprimimos nuestro deseo sexual y violencia. Esta conducta sumisa y represiva nos ha hecho crear sociedades civilizadas y llevar una vida de “seguridad”. Creer que somos responsables.

Paralelamente buscaremos incentivos para vivir y satisfacer esa necesidad de estímulos mentales en nuestras vacaciones y tiempo libre fuera del trabajo.

Retos. Hacer de nuestro trabajo un reto mental constante. Donde la creatividad y la asunción de riesgos sea la norma. Y donde nuestra estabilidad monetaria esté supeditada a ello. Las vacaciones y tiempo libre dejan de tener el sentido anterior, ahora buscamos relajarnos, seguridad.

En función del perfil de persona que seamos tenderemos a una solución u otra.

No deja de ser una elección entre el trabajo por cuenta ajena y el trabajo por cuenta propia.

Escenario idílico

El ideal social es vivir sin trabajar para disponer de todo el tiempo vital posible.

Pero en esta situación de liberación total de tiempo. También tenemos que ocuparnos. De lo contrario, seremos igualmente infelices. Me repito:

Ser feliz haciendo siempre el mismo trabajo es imposible.

Pero ser feliz sin hacer nada también es imposible.

En este escenario deberíamos plantearnos:

¿Qué hay de digno en una vida basada en satisfacer placeres y experimentar el ocio?

¿Cumplir todos nuestros deseos y anhelos más básicos y primarios?

¿Dónde estaría en este contexto, la parte en que creamos algo a partir de nuestro intelecto, esfuerzo mental y físico? ¿Acaso ello no sería una vida más digna y con significado?

Pero ¿Cómo llenaríamos este tiempo?

En un escenario ficticio de libertad de tiempo y disponibilidad total de dinero, sin una estrategia que controle nuestros impulsos, gastaríamos todo el capital en cosas materiales que llenan un vacío a corto plazo pero nunca dan sentido a nuestra existencia. Coches, aparatos tecnológicos, casas, viajes, ropa, extravagancias inútiles… una vez disfrutados volveríamos al mismo punto de partida. Al inicio, con todo el tiempo y la vida por delante y buscaríamos el nuevo objeto de lujo o el nuevo dispositivo de alta tecnología.

Caeríamos inmersos un bucle infinito de momentos efímeros de felicidad basados en el consumo material y no en un vida vivida dignamente.

Sería una existencia sin nada por lo que sentirnos orgullosos, consistente en pasar los días en el ocio y la satisfacción de nuestros deseos más primarios.

En este escenario deberíamos saber qué hacer sabiamente con nuestro tiempo y dinero. Cómo invertir nuestro dinero de forma que enriquezca nuestra existencia y orientar nuestro tiempo a creaciones que aporten algo a la sociedad.

Deberíamos tener un plan para no ser víctimas de nuestros anhelos de placer más instintivos. Algo que hacer para combatir la tendencia de nuestro instinto al mínimo esfuerzo, al ansia de recompensa inmediata y mero placer.

Necesitaríamos trabajar.

Un trabajo sin remuneración monetaria pero con remuneración de significado.  Necesitamos el trabajo en sí, que supone la negación del nihilismo y la entrega gratuita al placer mundano.

Ojo no estoy hablando de un significado trascendental. Hablo de un trabajo productivo, eficiente. Un actividad que ayude con el buen funcionamiento de la economía, que sea de utilidad para un determinado sector de personas y no sea dañino para el medio ambiente es suficiente.

Una actividad o proyecto donde invirtamos nuestro esfuerzo intelectual y o físico y encontrásemos en su propia ejecución nuestra autorealizacion en contraposición a la inacción.

¿Qué hay de digno en ser Dan Bilzerian todos los dias? Debemos tener un plan.

Qué hacer cuando nos levantamos por la mañana con 100 millones de dólares para no ir a la quinta avenida a compramos un iPhone y un Rolex de oro y luego salir con nuestro yate hacia el caribe… bueno es un gran plan, sí, pero nos llenará unos días, al poco tendremos que buscar otra aventura. Y sí, se me ocurren muchas más pero, ¿Qué hay de digno en ser Dan Bilzerian todos los dias? ¿Qué hay de valor en un vida dedicada a satisfacer placeres mundanos?

¿Que haríamos en este escenario para que el dinero no nos domine?

¿Desprendernos de el? seria la solución fácil y estúpida.

Aprender a dominarlo seria de por si un gran reto, como trabajar en un proyecto que aporte algo a la sociedad.

Ojo no es filántropía ni caridad, no se trata de ayudar a los pobres para sentirnos bien, se trata de crear algo de valor para el planeta.

Que hacer pues con nuestras vida mientras llega este escenario soñado.

Vivir como si estuviéramos en el.

Desde mi opinión es la forma correcta de vivir una vida con sentido.

Si trabajas por cuenta ajena y tu actitud es la de “estoy aquí para que me paguen”  o trabajas por cuenta propia y tu actitud es la de “me prostituyo haciendo esto solo por dinero” entonces  nunca encontrarás una atisbo de felicidad o realización haciendo tu trabajo.

Si eres del perfil cuenta ajena.

Entrégate con toda tus fuerzas a lo que haces de forma disciplinada y concentrada, vivirás momentos de disfrute haciendo cualquier trabajo incluso ascenderás si aguantas el tiempo suficiente.

Aspira a encararlo con ambición y mejora.

La ambición y mejora nos reportar momentos de disfrute en esta tarea repetitiva que es el trabajo. Pues implica consecución de objetivos y eso nos hacen sentir autorrealizados.

Hacer siempre lo mismo y ver que no progresamos y que no hay cambios es igual a no hacer nada.

Si tenemos suerte y trabajamos mucho, quizá hagamos algo significativo en nuestra empresa. Pero no podemos aspirar a ello, repito, tan solo en mejorar nuestra acción.

Puedes cambiar y pivotar a otras empresas buscando un incentivo motivacional o donde éticamente te encuentres más cómodo.

Si tienes tendencia a emprender (perfil cuenta propia) comienza a realizar incursiones en un actividad, creando tu propio proyecto. Una actividad que no te resulte especialmente difícil y se te de bien. Haz lo que te apasione, es broma. Debes buscar y exponerte a retos de forma intencionada inicialmente y posteriormente te llegaran todo tipo de problemas y fuegos que apagar. El tedio no será un problema, el estrés sí.

Las acciones significativas como escribir un libro que cambien la forma de pensar de la gente, dar con una fórmula matemática que explique un fenómeno atstrologico o inventar un lenguaje de programación que revolucione el medio informático son cosas extraordinarias que dan significado a una vida. Son fruto de una vasta experiencia, de un largo periodo de trabajo continuo y sacrifcado, repetitivo y monótono. Cuando no del encaje fortuito y en perfecta sincronía de tiempo y espacio de un número de personas trabajando conjuntamente.

Si tenemos suerte y trabajamos mucho, quizá hagamos algo significativo, pero no podemos aspirar a escribir Harry Potter, crear la fórmula de la Coca-Cola o inventar internet porque no está en nuestras manos.

En nuestras manos esta hacer nuestro trabajo (esa tarea repetitiva) o crear nuestro proyecto (esa tarea repetitiva) buscando la mejora constante y como camino correcto en contraposición a la inacción y la sumisión a los placeres. Poniéndonos objetivos y asumiéndolos.

En resumen

El trabajo es la elección correcta para una vida digna, aun siendo multimillonario un trabajo o empresa dará sentido a tu vida.

No busques un trabajo donde hacer lo que te gusta, busca un trabajo donde puedes hacer lo que se te den bien de forma natural y tenga valor para la sociedad.

Si trabajas por cuenta ajena focalízate en mejorar en tu habilidades laborales, si no puedes, cambia de empresa.

El trabajo por cuenta propia es la antítesis del trabajo por cuenta ajena. Te expondrás a los retos que no tienes en el entorno seguro de la empresa constantemente. El tedio no será un problema.

dejo-mi-trabajo

Dejo mi trabajo

Desde hace tres años me empecino en trabajar para mí. En resumidas cuentas lo que quiero es: Que mi esfuerzo físico e intelectual repercuta directamente

Read More »