Saltar al contenido

Cómo ahorrar como un náufrago

isla

Espero que este cuento te ayude a entender (como me ha ayudado a mi) de una forma visual cual es el significado del ahorro.

El cuento del naúfrago

Un náufrago ha llegado a una isla desierta, tras mucho explorar sin éxito en busca de alimento, finalmente descubre un cocotero en lo alto de una montaña. Este arbol es un poco especial pues cada día da un solo coco (a fines ilustrativos he incluido en la historia «este árbol mágico» para ajustarlo al concepto que quiero transmitir, si sabes de la existencia de un árbol de estas características escríbeme me encantaría verlo 😉 ). Pues bien, este frondoso coco compone la base de su nutrición, su comida principal para abastecerse durante el día. Con ese fruto queda saciado y sobrevive.

Cada día pues ha de subir la escarpada montaña para llegar a la base del cocotero, trepar y tomar su preciado coco. Con el paso de los días, llega el momento en que esta ardua rutina hace mella y  cansado y con heridas en sus pies decide comer solo la mitad del fruto y guardar la otra mitad para el día siguiente. De esta forma podrá descansar y no tendrá que subir a la montaña. En ese momento se da cuenta de que puede vivir con 1/2 fruto al día. Después del día de descanso que se ha tomado, ha de volver a la montaña.

Una vez ha bajado del cocotero, y con el reciente coco en sus manos decide que comerá solo la mitad y guardará la otra mitad a lo largo de toda la semana y sin dejar de trepar el árbol para recoger cada día 1 fruto. Al final de la semana pues nuestro náufrago tiene tres frutos y medio almacenados.

Con estos 3 frutos y medio almacenados libera tiempo y energía. Ya que tiene alimento para mínimo 7 días a los que podrá dedicar a:

  • Disfrutar de la isla y descansar
  • Pensar en una forma de cómo multiplicar el coco diario (aprender a plantar por ejemplo) o como coger el fruto del día sin gastar tanta energía (diseñar una herramienta para podar el fruto sin tener que trepar por el árbol).

Este es el valor esencial del ahorro.

En circunstancias que han puesto en riesgo nuestro bienestar o nuestra vida, nos hemos visto «obligados a ahorrar». Es como si una fuerza superior no instara a ello, no nos queda otra.  Y milagrosamente ahorramos. Sin embargo cuando todo va bien, cuando ganamos mas del dinero que necesitamos nos cuesta mas ahorrar. ¿Por que? Hablare de ello un poco mas adelante. Lo importante es que con esta historia veamos que el ahorro nos obliga a agudizar nuestro ingenio, a pensar y en definitiva a progresar.

El hambre agudiza el ingenio

Seguramente habrás oido este frase hecha alguna vez. Pues bien aprender ahorrar es pasar hambre de forma voluntaria para activar esa parte de nuestra mente que hace que agudicemos el ingenio, que nos hace de forma inconsciente maximizar nuestros recursos, sacándole el máximo provecho a lo que tenemos.

Recapitulando el ahorro agudiza nuestro ingenio en dos sentidos:

    • Vivir con menos: Nos obliga a ingeniárnoslas para aprovechar y optimizar al máximo los recursos de que disponemos.
    • Nos presiona a idear formas de reinvertir el dinero acumulado para producir más riqueza y en un última estancia para tener un mayor comfort.

Y tu, ¿ya has empezado a guardar tu medio coco diario?